martes, 4 de octubre de 2011

Libro: "Y Google, ¿cómo lo haría?"

"Y Google, ¿cómo lo haría?" ("What would Google do?", originalmente) es el título de un libro del periodista Jeff Jarvis, escrito en 2009.

La obra analiza el modelo de negocio creado por Google, y lo extrapola a otros mercados imaginando así cómo funcionaria la empresa del buscador en otros ámbitos. 

Quizá lo que más llama la atención del libro es su arranque, donde Jarvis cuenta su conocido caso contra el servicio de atención al cliente de Dell

En resumidas cuentas, se trata cómo uso su blog (www.buzzmachine.com) en 2005 para denunciar la pésima atención que le estaba dando Dell cuando su ordenador portátil le empezó a dar problemas. 

Ésta historia sirve de hilo conductor para entrar en otros conceptos, que giran todos entorno al uso de internet por parte de las empresas, y hace que el texto esté orientado a cualquiera que quiera entender la red.

El libro llegó a mi como un regalo de mis amigos Ivy y Rebe, a quien estoy muy agradecido de que me hayan descubierto a este autor. 


Mientras escribo estas líneas, Jarvis está preparando otro libro llamado 'Private parts'. Estoy seguro de que me encantará leerlo, ¡cuando lo traduzcan!.

Es un estímulo para mi leer sobre internet, creo que enriquece la experiencia de usuario, que sin duda es un camino sumamente atractivo según los avances se van sucediendo. 

¿Qué será lo siguiente? Está por ver, pero lo importante es eso: verlo. 

martes, 23 de agosto de 2011

Lucha en mi bolsillo

De un tiempo a esta parte me estoy empezando a aburrir de mi teléfono móvil. Cómo muchos sabéis, tengo un iPhone 3GS de Apple, y mi intención es jubilarlo en Octubre, cuando termine el periodo de permanencia. En este texto lo que voy a hacer es explicar el por qué de mi decisión. 



En un principio el iPhone llegó a mi vida arrasando con todo, estuve semanas enganchado a él, y aún lo estoy, pero esta experiencia de usuario, al final, me ha dado más disgustos que alegrías. Cuando empecé a usarlo intensamente, veía en él un aliado inseparable que me sacaba de apuros, para consultar algo, y muchas veces he volado por la AppStore bajando aplicaciones. 

Pero todo esto pertence ya al pasado, al final me he quedado con 4 aplicaciones (Twitter, Facebook, WhatsApp y Mail) que son las que cubren mis necesidades básicas, y de ahí rara vez salgo para buscar otra cosa. 

Sé que se puede pensar que no sé usarlo, pero creedme que mi teléfono móvil ha tenido hasta hoy una vida intensa, le he buscado las espaldas, le he apretado la circuitería, y al final me he visto a mi mismo colgado de un aparato que tenía demasiadas opciones chorras para lo que yo necesitaba. 

Y bien, alguno pensará que por qué BlackBerry ahora, pues son varias las razones. La primera es que es para mi una nueva plataforma por descubrir, la segunda es que me hace falta un cambio de aires para seguir motivado, y la tercera es por conocer algo que no he tocado nunca. Creo que hay que ir probando cosas nuevas para no atascarse, y después de haber tenido Android y iOS, ahora le toca a la BBoS

Otra cosa que voy a hacer cuando llegue Octubre es el cancelar la tarifa de datos, que a día de hoy, es totalmente prescindible en mi día a día. Me explico, que quizá sea necesario con estos tiempos que corren donde mucha gente se da de alta en este servicio.

Mi día a día transcurre entre 4 o 5 lugares que tienen wi-fi, y me va a suponer un ahorro importante el deshacerme del 3G, es una explicación que creo lógica, en este momento valoro más una tarifa plana de Voz que una de Datos, el tiempo dirá si estoy equivocado. 

Otro punto a favor de BlackBerry es que me llama la atención lo pragmática que puede llegar a ser. Después de haber usado el iPhone de forma intensa, estoy un poco cansado de tantos juegos que no van a ningún lado, de aplicaciones carentes de utilidad, y de su diseño femenino. 

Y es que ya solo hay una cosa que me puede hacer quedarme en iOS, y esa es la llegada de iCloud. Se calcula que saldrá en Septiembre, y creo que me dará tiempo a probarlo antes de decidir si me voy con el enemigo o me quedo con ellos. Veremos, pero en cualquier caso sé que saldré ganando. 

Lo que si que tengo muy claro es que mucho tienen que cambiar las cosas para que yo vuelva a Android, en su momento fue una forma de empezar muy geek, pero visto lo visto, al robot verde le queda mucho camino por recorrer, pero mejor que lo haga sin mí. 

Y llegados a este punto, os puedo decir que cuando haya tomado la decisión que sea, escribiré a cerca de mi nueva experiencia, ya sea porque me quedo bajo iCloud, o porque me marcho definitivamente a BlackBerry. 

Un saludo a todos. 

martes, 16 de agosto de 2011

A vueltas con "El Escritorio"

El otro día vi esta viñeta que os pego aquí abajo, y me hizo sonreír otorgándole al dibujo toda la razón del mundo. Y es que me he dado cuenta de que el escritorio de mi ordenador tiene ya poco que decirme. Creo que esto debe de ser bien explicado, para no dar a equivocaciones, y eso es lo que voy a hacer en las siguientes líneas. 

Mac/PC
Observo el arranque de mi legendario MacBook, es un proceso rápido, mientras la manzana mordida aparece en el centro de la pantalla, se suceden las gestiones que llevan la máquina hacia su destino: El Escritorio. 

Pero en mi caso ahí no acaba el proceso, cuando el ordenador llega a la pantalla que muestra mi sesión, empieza a arrancar Google Chrome de forma automática, haciendo así que el proceso termine cuando el flamante navegador de Google aparece en pantalla. 

¿Y por qué? Pues porque para mi es un engorro que cada vez que se enciende el ordenador tenga yo que darle al icono de Chrome, cuando en realidad lo voy a hacer siempre que use la computadora. 

Listo, se abre Chrome, cargan todas las pestañas a la vez, las 3 primeras mis cuentas de correo, le siguen servicios de Google como Calendar y Reader, después alguna de noticas, más redes sociales, y por último mFlow. Así, de un plumazo, sin mediar entre pulsar el botón de arranque y usar el correo, todo disponible. 

Y es todo esto me lleva a una reflexión: ¿Necesito de verdad el Escritorio? 

Es lógico pensar que sí, que lo seguiré necesitando, pero creo que cada vez menos. Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que los servicios en la nube cubren gran parte demis necesidades.  

Y es que ahora entiendo que Google idease los ChromeBooks, esos ordenadores que viven conectados a la red y carecen de disco duro. Quizá sea un producto que se adelanta a su tiempo, pero en cualquier caso parece que los tiros van a ir por ahí. 

Esto es solo una inquietud que he querido compartir con vosotros, como tantas otras. 

miércoles, 10 de agosto de 2011

Twitter si, por supuesto.

Soy usuario de Twitter desde 2008, y en este tiempo he visto crecer la red social de forma exponencial. Si bien es verdad que no siempre he un sido usuario activo, también es cierto que nunca he dejado de vigilar su evolución. Creo que ya tocaba que hablase en mi blog de todo este tiempo de experiencia. 




Lo primero es ponernos un poco en situación: Twitter nació en Estados Unidos, la ideal inicial es que sirviera de medio de comunicación de los empleados de la start-up 'Obvious'. Pero los primeros usuarios que tuvieron la oportunidad de probarla se dieron cuenta de que la herramienta era mucho más potente, y que por tanto, se podría comercializar.

El concepto de aquel Twitter primerizo era simple, cualquiera podría 'seguir' a cualquiera, y mediante 140 caracteres de texto uno tenía margen para decir lo que le diera la gana. Los usos a día de hoy son variopintos, y se pueden encontrar desde bots que escupen publicidad hasta celebrities que cuentan su día a día. Creo que el secreto radica en su sencillez, y una de las claves de su éxito es que ha llegado en el momento oportuno.

La mayoría de los usuarios que me rodean disponen de un smartphone, y quien más quien menos tiene instalada una app para acceder a twitter. Esa ha sido una de las claves, el hecho de que desde cualquier punto podamos acceder al servicio. 

Yo personalmente tuve un antes y un después en mi experiencia como usuario, fue el día en el que mis amigos más cercanos, empujados por efecto-ola, empezaron a usar smartphones. Hasta la fecha yo caminaba solo, siguiendo a las celebrities, pero de repente para mi Twitter se convirtió en otra cosa. Y es que a partir de determinado día, mis tweets eran seguidos por mis amigos, y contábamos así con una nueva plataforma para relacionarnos. 

En este sentido es curioso cómo he notado que en mi pequeño círculo de amigos Twitter a destronado a Facebook. Recuerdo que en los días de mayor auge de Facebook llegamos a crear un Grupo en el que solo estábamos los más cercanos, pero cuando todos empezaron a tener Smartphone con Twitter, aquellos días de Facebook quedaron atrás. No digo que la empresa de Facebook haya muerto, sólo comento que dentro de mi grupo de amigos sus días de esplendor han pasado ya.  

Realmente me considero usuario activo de Twitter, y espero seguir siéndolo mientras el servicio cubra mis necesidades. Ahora mismo, según escribo esto, un amigo muy cercano ha colgado una foto de sus vacaciones en Ibiza. ¿Qué será lo siguiente? Supongo que nos podremos comunicar con solo pensarlo, pero eso ya es para otro post. 

miércoles, 20 de julio de 2011

Hyper-saturados



Supongo que hay que pararse para darse cuenta, y es que mientras el tiempo pasa inexorable nos vamos adaptando a una nueva realidad, y esa no es otra que la de vivir conectados los unos con los otros, aunque nos guste más o menos. El ser humano es social por naturaleza.  



No es necesario llegar al punto de las novelas de ficción, pero tampoco debemos negar la realidad. Lo justo es observar el día a día, y ahí se puede ver que la sociedad en la que vivimos evoluciona a gran velocidad. Y muchas veces no nos damos cuenta de como los cambios se suceden a nuestro alrededor, lo cual puede generar 'pequeños disgustos'. 

Pienso ahora en los detalles que hacen que cada día sea diferente, y me fijo en que muchas cosas están cambiando rápidamente aunque no nos damos cuenta. Un caso especialmente curioso es la intrusión de los mal llamados 'smartphone' en nuestro día a día. Muchos de nosotros nos hemos vuelto especialmente eficaces gracias a ellos, y otros muchos propietarios, simplemente no sabemos lo que en realidad podemos hacer con ellos. Pero esto no es malo, cada usuario tiene una experiencia, y es lógico que no todo el mundo sea capaz de adaptarse al teléfono inteligente. 




El otro día un amigo mío, que para nada se lleva bien con la tecnología, me enseñaba en su nuevo teléfono una aplicación que gestionaba datos relacionados con su actividad deportiva. Quedé sorprendido, pues me estuvo enseñando una ruta específica que había hecho en su carrera. En la pequeña pantalla del dispositivo aparecían detalles como calorías quemadas, tiempo empleado y trazado recorrido. Me encantó ver cómo este chico había sacado su fruto a su nuevo teléfono, y es que cada uno puede encontrar su propio camino dentro de las nuevas tecnologías. 

Yendo más atrás en el tiempo, otra amiga mía me discutía los usos que yo hacía de mi iPhone 3GS. Ella se mostraba escéptica acerca de lo que le contaba, pero no tardó en pasar por el aro y dar de alta una tarifa de datos. No es que yo la hubiese influido, quizá en cierta medida sí, pero el caso es que tenía un nuevo teléfono y poco a poco empezaba a descubrir aplicaciones. Supongo que a estas alturas ya habrá probado un puñado de ellas, y a eso se le llama 'experiencia de usuario'.

Llegados a este punto me doy cuenta de hasta que punto uso las nuevas tecnologías para estar en contacto con mi gente. Mis círculos sociales son estrechos, creo que llevo una buena gestión de quién es quién en mi vida, y a veces me sorprendo de lo bien que lo he llegado a implementar.


En mi día a día, las personas de mi entorno tienen un acceso filtrado a mi ente virtual. La gente de confianza está en mi Twitter y en mi Facebook, y de los demás simplemente tengo su mail en Gmail junto con su teléfono, si procede. Creo que en realidad todo esto es un mecanismo de protección virtual. No puedes dejar que todo el mundo vea todo, es el concepto de los círculos de Google+, pero de forma expansiva. He visto gente que no pintaba nada en mi entorno más cercano comentar publicaciones mías de forma negativa, y eso me desespera. Cuando alguien me incomoda, simplemente me lo llevo a un círculo más lejano de mi día a día, llegando así a quitar a mucha gente de Facebook porque no me aportaba nada. Muchos se cabrean cuando se dan cuenta, pero es ley de vida, no te puedes llevar bien con todos a la vez, es lógico que con unos tengas más afinidad que con otros, y desde este punto de vista, todo se vuelve más sencillo. 

Os invito a que probéis esto, haced una correcta gestión de vuestros contactos en todos los nodos donde os topéis con ellos, os aseguro que a la larga es una práctica sana.